Mejor respete las señales (Revista Chacra, Julio `09)

En función de lo que ocurra con el clima pueden registrarse variaciones significativas en las proyecciones de oferta y ello tener efecto sobre la tendencia de precios. No obstante, cada uno de los granos analizados presenta matices que permiten delinear perspectivas y estrategias para la comercialización de stocks remanentes y la nueva cosecha.

Dentro del grupo de los cultivos más importantes, el maíz es el único    que de acuerdo al USDA presentaría reducciones en los stocks mundiales 2009/10. De acuerdo a los datos del reporte de junio de ese organismo pasan de 138.5 mill. tn. a 125.5 mill. tn. No obstante, su tendencia de precios sobre Chicago viene presentado debilidad y menor fuerza que la de la soja. Ello se debe básicamente a dos factores; la superficie implantada en Estados Unidos aumenta 423 mil ha. con respecto al ciclo anterior. En términos porcentuales el incremento es mínimo pero igualmente de importante influencia negativa sobre las cotizaciones ya que la expectativa del mercado hasta hace pocas semanas era de una caída de aproximadamente 800 mill. ha. Por otro lado, al presente, cuando los cultivos están comenzado el período clave de la floración, su estado es muy bueno. El arranque del ciclo fue complicado por lluvias por encima de lo normal pero ahora perfiles con buena humedad juegan a favor de un buen desarrollo. Deberían registrarse varios días de elevadas temperaturas y lluvias por debajo de lo normal para que los rindes sean significativamente inferiores a la línea de tendencia. Manteniendo la actual proyección USDA de 9.63 tn./ha., la cosecha sería del orden de las 310 mill. tn. (+2.5 mill. tn. respecto al ciclo anterior) y ello juega a favor de tranquilidad para la demanda. Más aún teniendo en cuenta que los sectores que conforman el consumo forrajero norteamericano durante los últimos meses vienen presentando contracción. Por ejemplo, desde inicio de año el número de cabezas de ganado en feedlots viene cayendo a un ritmo mensual anualizado de entre 4 y 5%.
 
A nivel local el panorama difiere. La cosecha 08/09 fue muy reducida, del orden de las 12.8 mill. tn. Dado el cupo exportable autorizado por el gobierno (ROE verde) por casi 6 mill. tn. queda un remante ajustado para las necesidades internas que, pese a la crisis, se ven potenciadas por la falta de pasto consecuencia de la sequía. Dada esa situación es de esperar que hacia el último trimestre del año los consumos deban intensificar sus esfuerzos para poder lograr buen abastecimiento. Sin demasiado aporte de fortaleza desde el mercado externo y con poca actividad de compra entre los exportadores locales, es factible que los niveles de precios no sean significativamente mayores a los actuales, pero si que se ubiquen un nivel superior. Ello se vería potenciado si ante los resultados de las recientes elecciones se registran cambios en las reglamentaciones vigentes antes de la asunción en diciembre de las nuevas autoridades electas. Al momento de escribir estas líneas el acuerdo reglamentado por el gobierno a fines de junio parece tener pocas chances éxito. Según el mismo los exportadores deberían comprar a precio lleno mercadería 08/09 y pagar retenciones por adelantado para obtener ROEs 09/10. No obstante, la ONCCA aclaro que autorizará esas ventas al exterior en base al remanente exportable que obviamente dependerá del área y desarrollo climático de la próxima campaña. 

Para el caso de la soja, los stocks globales 09/10 proyectados por el USDA, aumentan 10 mill. tn a casi 52 mill. tn. Sin embargo, la tendencia de este producto es la que ha presentado mayor firmeza durante los últimos meses. El fracaso de la cosecha sudamericana (especialmente la de Argentina) fue inversamente proporcional a la intensificación de la demanda de importación de China. Pese a la crisis global el gigante asiático ha continuado creciendo económicamente y a la par las necesidades alimenticias. Ahora bien, el incremento anualizado de 27% en sus importaciones durante los primeros 5 meses del año claramente tuvo que ver con la preocupación de tener que afrontar escasez de abastecimiento por la seca en el cono sur. La situación ha sido tal que la intensificación de sus compras de mercadería norteamericana está generando una estimación de relación stocks-consumo 08/09 para ese país de solo 3.6%. De cara a los próximos meses se viene una situación de delicado equilibro entre un presente con reducidas existencias globales y una potencial gran cosecha en EE.UU. Dado un aumentó en la superficie implantada de 2.2%, con rindes en línea con la tendencia, la producción 09/10 alcanzaría el record de 89 mill. tn. (8.5 mill. tn. más que el ciclo anterior) y ese sería un claro factor bajista. A su vez, la otra luz amarilla tiene que ver con las perspectivas para Sudamérica. En el momento en que se este levantando la producción norteamericana se estará realizando la siembra en el hemisferio Sur. En Argentina, de no mediar profundos y rápidos cambios con relación a las retenciones y, especialmente, con las regulaciones a la exportación en los cereales, habría un aumentó de área de 7-9%. Buen clima mediante ello permitiría una cosecha record de 51-52 mill. tn.. En Brasil el incremento en la superficie sería mucho menor,  (1-2%), pero si los rindes son normales la producción alcanzaría 60-61 mill. tn. versus 57 mill. tn.  durante el ciclo anterior. La perspectivas de demanda son favorables pero sin preocupaciones por el lado de la oferta, el ritmo de compra de los operadores no presentara el frenesí de los primeros meses de este año y con ello hay riesgo de una tendencia de precios más debilitada.   
 
El mercado mundial de trigo presenta una significativa particularidad.   De acuerdo a las estimaciones USDA de junio, la producción mundial 09/10 caerá 26 mill. tn. y la demanda aumentara  8 mill. tn. Sin embargo, la proyección de stocks finales se incrementa en más de 14 mill. tn. a 182.65 mill. tn. El porque de esa situación radica en las existencias iniciales; las 09/10 son 168.4 mill. tn. (debido a la cosecha record 08/09) versus 120 del ciclo anterior.  Ante semejante “tanque de reserva”, de corto plazo, una recuperación significativa en los precios mundiales solo se daría ante graves e inesperados problemas de fin cosecha en el hemisferio norte. Bajo condiciones normales, habría que esperar hacia octubre-noviembre; en esas fechas los principales países exportadores estarán definiendo sus siembras invernales 10/11. Los valores deberían ser atractivos para evitar una segunda caída de área consecutiva.

En el ámbito local, ante la seca y las políticas oficiales, la superficie disminuirá en niveles record de 35-40% a una superficie por debajo a las 3 mill. ha. Ante ese panorama y una mínima aplicación de tecnología la cosecha sería del orden de las 7 - 7.5 mill. tn.. Si el gobierno continua con la idea de asegurar abastecimiento interno por un volumen en tornó a 6.5 mill. tn., el saldo exportable será por demás exiguo. De allí que para este producto el acuerdo reglamentado por el oficialismo a fines de junio presenta aún menos chances de resultados satisfactorios que para el caso del maíz.

Para el mercado mundial de girasol, las cosechas record 08/09 de Rusia, Ucrania y la EU-27 aún generan presión bajista sobre los valores. Más aún ante la tibieza de la demanda europea ante las dificultades que está presentado la economía de ese bloque para salir de la crisis. No obstante, durante los primeros meses del año las importaciones de aceite de girasol de la India han tenido un nivel sin precedente de aproximadamente 400 mil tn. y las perspectivas de oferta 09/10 son más acotadas que el ciclo anterior. Ante precios que cayeron prácticamente a la mitad, la superficie y tecnología aplicada en el hemisferio norte ha registrado caídas que afectaran la producción a recolectarse en Septiembre-Octubre proximos.

Localmente, la demanda no está presentando gran apuro y ello juega en contra de precios más sostenidos. Sin embargo, hacia el último trimestre del año hay chances de que esa situación presente cambios. La producción fue reducida y durante los primeros 5 meses del año se molieron 1.71 mill. tn. que equivalen a casi el 60% de la cosecha. Durante igual período del año pasado ese porcentaje fue significativamente inferior con un 44%.

Estrategias  sugeridas

Soja: Ajustados fundamentals locales y globales permiten una estrategia de comercialización paulatina para los stocks aunque  teniendo en cuenta las luces amarrillas que surgen hacia octubre- noviembre por una potencial gran cosecha en USA y aumentó de área local. Para la nueva cosecha precios objetivo en la zona de 240 u$s/tn. nos parecen atractivos para intentar comenzar a cerrar márgenes; para estar cubiertos a eventuales problemas climáticos en USA combinaríamos parte de las ventas con compra de calls noviembre Chicago.

Maíz: Si eventualmente aparecen precios llenos reduciríamos stocks. Caso contrario, si hay posibilidad de realizar negocios con los consumos, trataríamos de esperar hacia el último trimestre del año. Para la nueva cosecha esperaríamos un cierto lapso de tiempo para ver si hay novedades políticas. Si se decide realizar ventas, parte de las mismas las cubriríamos con compra de calls abril en el MAT o marzo CBOT.

Trigo: Si quedan stocks remanentes y eventualmente se logran obtener precios llenos, serían el primer producto en un hipotético ranking de ventas. Para la nueva cosecha esperaríamos un cierto lapso de tiempo para ver si hay novedades de índole política. Si se decide realizar ventas, parte de las mismas las cubriríamos al alza con compra de calls MAT/Rofex enero 2010 o diciembre `09 Chicago.

Girasol: Trataríamos de esperar hasta el último trimestre del año. Si se decide vender previamente, para parte de esos negocios tomaríamos cobertura cruzada con la sugerencia realizada para la soja.

Imágenes:


Volver al listado de Publicaciones...